Quienes usamos lentes de contacto blandos sabemos que el cuidado que tengamos de ellos prolonga su vida útil y disminuye las molestias que podemos tener durante el día.

El uso de Prolub Ofteno® disminuye considerablemente las molestias relacionadas al uso de lentes de contacto blandos durante el día; sin embargo, hay ciertos cuidados que ayudan a mantener tus lentes de contacto blandos en óptimas condiciones. A continuación de compartimos los 5 principales:

1. Manipula tus lentes siempre con las manos limpias

Una de las principales razones por las cuales los lentes de contacto blandos se dañan es por las partículas de polvo que se adhieren a ellos. ¿Has pensado que cada que ajustas tus lentes o tallas tus ojos durante el día sin lavar tus manos estás dañando tus lentes?  Para prolongar la vida útil de tus lentes te recomiendo lavar muy bien tus manos antes de colocarlos, ajustarlos o quitarlos de tus ojos.

2. Colócalos adecuadamente en tus ojos

En muchas ocasiones las molestias asociadas al uso de lentes de contacto blandos se deben a que no se colocan de manera adecuada en los ojos. Cada que coloques tus lentes sigue estos pasos:

  1. Asegúrate que cada lente corresponda al ojo para el que fue diseñado (derecho o izquierdo).
  2. Ten cuidado de tomar el lente con la yema de tus dedos. Las uñas pueden causar micro-rasgaduras que afectan la visión y generan molestias.
  3. Tira del párpado inferior hacia abajo con el dedo medio de la mano dominante y levanta el párpado superior con la otra mano. Coloca suavemente el lente en el ojo sin pestañear.
  4. Cuando el lente esté en su lugar, cierra el ojo lentamente y parpadea suavemente para que se ajusten perfectamente.

El desajuste de tus lentes puede dañar tu cornea y generar enfermedades e infecciones oculares.

3. ¡Aléjalos del agua!

Aunque parezca ilógico, el agua es uno de los principales enemigos de tus lentes. Los lentes de contacto blandos son desarrollados con tecnología que asemeja sus características a las de tu cuerpo. Por esta razón, la hidratación de éstos debe realizarse con una solución que contenga componentes muy similares a las lágrimas que son el hidratante natural de tus ojos.

Existen soluciones multipropósito y colirios para mantener tus lentes correctamente hidratados cuando están dentro y fuera de tus ojos. Prolub Ofteno® se utiliza para la hidratación de tus lentes mientras están en contacto con tus ojos.

Te recomiendo que consultes con tu especialista cuál es la solución multipropósito que mejor se ajusta a las características de tus lentes para prolongar su vida y mantenerlos en perfectas condiciones mientras no los tienes puestos.

4. Utiliza soluciones especiales para lentes de contacto blandos

En ocasiones la “sabiduría popular” recomienda utilizar soluciones salinas o gotas humectantes para limpiar los lentes de contacto en general. Es importante que conozcas tu tipo de lente ya que no todas las soluciones y colirios se pueden aplicar en cualquier lente de contacto.

Cuando los lentes no están en tus ojos deben mantenerse hidratados en una solución multipropósito con características especiales de acuerdo a tipo de lente.

Para el momento en que estás usando tus lentes y sientes irritación, resequedad o incomodidad existen colirios como Prolub Ofteno® que puedes colocar en tus lentes de contacto blandos sin necesidad de removerlos de tus ojos. Con ello alivias la incomodidad y aseguras que tus lentes no se dañen.

Te recomendamos consultar con tu especialista ocular la solución multipropósito que mejor se adapte al tipo de lente que utilizas.

5. Reemplaza tus lentes con regularidad

Puede parecer que la recomendación de reemplazar tus lentes de contacto blandos con frecuencia es un asunto mercadológico, pero no es así.

Los lentes de contacto blandos han sido diseñados para ajustarse de mejor manera a los ojos. Sin embargo, con el tiempo nuestras lágrimas van generando depósitos de proteínas en la superficie del lente que genera incomodidad.

El uso de Prolub Ofteno® ayuda a la limpieza de la lente y reduce la incomodidad. No obstante, te recomiendo consultar con tu especialista ocular cuándo es el momento adecuado de reemplazarlos.

Siguiendo estas recomendaciones podrás mejorar el cuidado de tus lentes de contacto blandos, disminuir las incomodidades asociadas a su uso y aumentar su vida útil.