Nuestra vista es un instrumento y todo instrumento es una extensión de la persona, no obstante, la persona es única en cada visión que tiene es por eso que la visión debe tener ciertos cuidados y protecciones que nosotros mismos debemos tomar en cuenta. Los ojos son una de las partes más importantes de nuestro cuerpo, pueden ser ajenos a uno pero conforme pasa el tiempo pueden modificar la forma, es por eso que existen instrumentos que nos apoyan a encontrar la figura de la forma y la imagen visual. Los lentes de contacto blandos son un objeto que muchas personas usan y son parte vital en su día a día. Nos ayudan de cierta forma, a aligerar la vista y la posible fuerza que emitimos a nuestros ojos para que tengan una mejor visión. Entre los malos hábitos que recurren en el uso de lentes de contacto están:

1. No limpiar los lentes de contacto.
Es importante limpiar nuestros lentes de contacto blandos ya que al tenerlos limpios de polvo podremos tener una mejor visión. Uno de los malos hábitos para esta cuestión es limpiar los lentes con saliva aunque la saliva tiene ciertos químicos y sales que en algún formato pueden corroer la composición química del o los lentes de contacto. Aunque a primeras vista te resulte simple usar esta forma de limpieza para limpiar los lentes; progresivamente será mas negativa que positiva, y esto puede motivar a que ciertas bacterias encuentren espacio de cultivo y tus ojos un espacio de infección.

2. No darle el mantenimiento y el cuidado adecuado.
Guardar los lentes de contacto blandos en el bolso o cartera puede provocar que una partícula de mugre arruine tus lentes de contacto en una posibilidad de infección física para tus ojos. Debes tomar en cuenta que el producto que utilices para la limpieza de tus lentes puede producir irritación e intolerancia, en ese caso, debes usar en su lugar, algún otro líquido sin conservantes especial para ojos sensibles.

3. Usarlos en sitios de poca iluminación.
El uso de los lentes de contacto en espacios de poca iluminación, al no estar bien diseñados; puede provocar— justamente el mal uso de lentes regulares —- un sobre esfuerzo del ojo por lo tanto, habrá que revisar con algún especialista si tus lentes de contacto soportan este tipo de uso o hay que aplicar un formato para un buen uso del lente.

4. Tallarse los ojos.
Tallarse los ojos, no es lo mejor, e incluso puede ser médicamente lo peor; en el momento en que uno se talla los ojos con los lentes encima, se provoca la afección directa encima del órgano ocular a través de un agente externo, por lo tanto, tallarse los ojos con lentes de contacto blandos no es médica ni físicamente recomendable.

5. Dormir con los lentes de contacto.
El uso prolongado de los lentes de contacto puede ser contraproducente, es decir, dormir con ellos no es altamente recomendable. Dormir con lentes de contacto puede producir un daño ocular grave debido al mal descanso de los órganos oculares, puede ser causante de ojos enrojecidos, que lagrimean o alteraciones de la visión ocurrentes a algún tipo de picazón.

 

Estos cinco malos hábitos deben ser prevenidos ya que de no ser así, existen consecuencias que agravan nuestra salud física ocular. Somos muchos los que usamos lentes de contacto blandos, es importante que sepamos omitir estas malas costumbres que adoptamos por falta de conocimiento o de el producto que estamos utilizando. Recordemos que la salud siempre es lo más importante y que es vital tener a la mano información o datos referentes a nuestra salud ocular y que ésta pueda estar al alcance de todos.