En esta época del año acostumbramos a pasar más tiempo en el sol, la primavera y el verano hacen de las suyas invitándonos al aire libre y es probable que la mayoría de los destinos vacacionales sean en la playa. Utilizamos protector solar para proteger nuestra piel pero ¿haz pensado que se nos olvida proteger del mismo modo nuestros ojos?. La luz del sol lleva consigo radiación ultravioleta (UV) provocando una serie de reacciones químicas en las células, específicamente en las células oculares tienen grandes consecuencias como la pérdida de capacidad para responder a estímulos visuales y, en otros, la completa destrucción de dichas células. La sobreexposición a esta luz puede incrementar el riesgo y provocar afecciones como cataratas, degeneración macular y tumores en el ojo, así como cáncer de piel en los párpados. El resultado general ante esa problemática es la pérdida de visión temporal o permanentemente, dependiendo del tiempo e intensidad de la luz a la que haya estado expuesto el ojo.

Médicos e investigadores argumentan el incremento en el riesgo de la radiación. El doctor Michael Kutryb, oftalmólogo de Edgewater, Florida, y corresponsal clínico de la Academia Americana de Oftalmología, afirma que: “La radiación UV, ya sea que provenga de la luz solar natural o de rayos artificiales en espacios cerrados, puede dañar los tejidos de la superficie del ojo, como así también la cornea y el lente”. Cuando se mira directamente tiempo al sol, aún nublado o en eclipse, sin la protección adecuada, se producen daños llamados fotoquímicos (quemaduras por luz) en la retina y/o la córnea.

Es importante conocer información respecto al daño de la luz solar en nuestros ojos. Hoy en día existen gafas y lentes de contacto que ayudan al cuidado y protección de los rayos del sol para no dañar nuestra visibilidad, no obstante, no son suficientes. Es por esto que te presentamos algunos consejos para cuidar tus ojos de la luz solar y que sobre todo pueden ser de mucha ayuda en esto próximos meses más cálidos:

 

Sí a los lentes de sol y saber escogerlos

Es importante que los lentes que escojamos para cuidar nuestros ojos del sol bloqueen los rayos UV. No hay que dejarnos engañar por el color o por el precio. Cualquier producto, entre mejor sea y de más beneficio para el cuidado de nuestros ojos, siempre será mejor que gastar nuestro dinero sólo en su diseño. La capacidad para bloquear la luz UV no depende del precio, no es necesario comprar gafas de sol caras para proteger tus ojos. Las gafas de sol etiquetadas con UV400 ofrecen la mejor protección ya que bloquean incluso los rayos UV más pequeños. Elige lentes grandes y de estilo envolvente para proteger tus ojos tanto como sea posible. Trata de comprarlos en lugares reconocidos y exige el certificado de autenticidad sobre la garantía de bloqueo en un 100%.

 

Lentes de contacto con filtro UV

Si usas lentes de contacto te sugerimos adquirirlos con filtro para bloqueo de rayos UV, éstos se ajustan sobre la córnea y el cristalino para mejor protección. No obstante, a la vez sugerimos usar también los lentes de sol, darán mayor protección y ayudan a preferir el efecto de ojo seco causado por el viento cálido.

 

Usemos sombreros

Además de lentes de sol es importante cubrirnos de los rayos con un sombrero. Posiblemente para algunos el usarlo puede ser incomodo por no tener la costumbre, sin embargo, ayuda bastante para cuidar nuestro rostro de la luz del sol. Los tipos de sombreros que sugerimos son los de ala ancha ya que proporcionan protección para los ojos, así como para rostro y pecho.

 

La hora del día si importa

Cuando vamos a la playa, o inclusive en la ciudad, no nos percatamos del daño que el sol puede producir en los ojos durante las horas de intensidad más fuertes. Para esto debemos tener un cuidado especial en las “horas pico” del sol. Lo más conveniente es evitar la exposición entre las 10:00 a.m. y las 3:00 p.m. ya que es el momento en que los rayos solares UV caen más fuerte sobre nosotros, sobre todo en verano.

 

Ten cuidado con la luz que se refleja

La luz que se refleja sobre la arena, agua o nieve intensifica la exposición solar. Protege tus ojos sobre todo si te encuentra en la playa, sobre el agua o a grandes alturas. Igualmente con las superficies vidriadas en ambientes urbanos.

 

Llueva, truene o relampaguee…

… siempre protege tus ojos de los rayos UV. No dejes que un día nublado y “sin sol” te engañe. Aunque no se sienta el calor del sol directo en la piel, el rayo UV traspasa la capa de nubes hasta en un 90%, es por esto que debes proteger tus ojos del ambiente exterior en todo momento.

 

Especial cuidado para los niños, y adultos mayores

Se estima en investigaciones que la mayor parte del daño solar ocurre en la infancia y antes de los 18 años, y que la dosis anual de radiación en los niños puedes ser hasta tres veces mayor que en los adultos, es por esto que ponemos especial énfasis en proteger sobre todo a los niños con gafas de sol filtro UV y sombrero, e igualmente al adulto mayor.

Sobre todo, te sugerimos la constancia en la costumbre de los cuidados generales y no voltear directamente al sol. El uso de colirios para mantener tus ojos hidratados al usar lentes de contacto blando también son auxiliares para el cuidado de tus ojos cuando estás expuesto al sol.