El clima y sus fenómenos tiene cambios cada vez más acelerados. La protección natural del planeta y la capacidad para reflejar la luz solar disminuye. La evolución digital nos lleva a más horas diarias de interacción con pantallas que emiten luz artificial. La dieta alimenticia tiene menos minerales, vitaminas y nutrientes por los alimentos sintéticos que consumimos. Todo esto es un factor que amenaza el ojo y la vista. El cuerpo no tiene la misma velocidad de evolucionar y protegerse de estos fenómenos, es por esto que nuestros ojos necesitan ayuda extra para su cuidado y mantenimiento.

¿Haz notado que las personas utilizan cada vez más lentes de contacto blandos en su vida diaria? No se trata de una moda o una innovación médica tecnológica, se trata de una práctica importante que debemos comprender como un nuevo sistema de cuidado ocular. No sólo es utilizar lentes obscuros para el sol, o “gotitas” para la vista cada vez que estamos en el límite. De lo que se trata es de tener hábitos sencillos que no implican mucho tiempo ni esfuerzo. Por esto te presentamos cinco hábitos diarios que deberías incluir en tu día a día, que también pueden ser un ejemplo para los menores y personas que te rodean:

  1. Ojos sanos en alimentación sana

La alimentación influye en tu visión más de lo que piensas. El alimento por excelencia para tus ojos es la zanahoria, rica en vitamina A y C, combate infecciones y reduce fatiga en el nervio óptico. No obstante, procura consumir alimentos ricos en vitamina C y E, sobre todo de frutas y verduras: el aguacate y el pimiento ayudan a proteger la retina ocular, las almendras prevén afecciones, la lima protege el cristalino contra la opacidad. El huevo también es una rica fuente de vitamina A, zeantina y luteína, que benefician a la vista.

  1. Uso de pantallas digitales

El parpadeo es la clave. Parpadear humecta y mantiene sanos los globos oculares, es por esto que si pasas mucho tiempo frente a una pantalla no olvides parpadear con frecuencia. La distancia recomendada para una pantalla como la televisión o computadora es de 60 centímetros. El uso de celular o dispositivos móviles en la obscuridad daña la visión, evita lo más que puedas esto y úsalo con la luz encendida, o en su caso, gradúa la iluminación del dispositivo. Por último, descansa regularmente la vista un par de minutos lejos de la pantalla. La clave es mantener un equilibrio.

  1. Ejercicio y masaje ocular

El ojo necesita ejercicio y masajes que ayudan a su relajación y fortalecimiento. Mantén la oxigenación de los ojos con ejercicios y una respiración lenta y profunda. El ejercicio de cambio de enfoque y el movimiento del orbe ocular permiten aliviar fatiga visual. Los masajes estimulan el flujo sanguíneo, se debe presionar alrededor y/o sobre los globos oculares para rebajar tensión en éstos y los músculos que le rodean.

  1. Usar lentes de sol no es una exageración

Los lentes de sol no son sólo moda. El lente de sol reduce el impacto de los rayos UV hacia tus ojos. El exceso de exposición solar puede dañar la retina, que termina en cataratas u otros padecimientos. No importa la ocasión o el evento, si el día esta nublado, lloviendo o soleado, utiliza lentes obscuros. Elige lentes grandes y de estilo envolvente para proteger tus ojos tanto como sea posible. Trata de comprarlos en lugares reconocidos y exige el certificado de autenticidad sobre la garantía de bloqueo en un 100%.

  1. Hidratación y lentes de contacto, una buena opción

La sequedad del ojo y la irritación serán cada vez más constantes, es por esto que debemos conscientemente parpadear más. Si sientes sequedad o picazón, parpadea. No obstante, esto comienza a no ser suficiente por lo cual pide al oftalmólogo lágrimas artificiales o “gotitas” Prolub Ofteno para humedecer tus ojos cada cierto tiempo. En caso que pases periodos largos frente a una pantalla, puedes aplicar una gota cada tres o cuatro horas, o cada vez que exista molestia. Por otro lado, el uso de lentes de contacto blandos es una costumbre que deberíamos de adaptar aunque no necesitemos de una graduación alta. Su uso conlleva una correcta hidratación e higiene con sus respectivos utensilios de mantenimiento. Puedes consultar sobre su uso y limpieza en nuestros artículos anteriores.

Por último, te recomendamos un chequeo anual con un especialista. El oftalmólogo es el único que te puede decir certeramente el estado general de tus ojos y recomendarte las prevenciones y/o soluciones adecuadas. Muchos de los problemas relacionados con la vista y ojos no presentan síntomas y pueden pasar desapercibidos. El 50% de los casos de pérdida de visión pueden prevenirse con un reconocimiento visual anual. Recuerda que la prevención es la mejor solución.