Para quienes usamos lentes de contacto blandos, el cuidado de éstos es fundamental ya que sin ellos perdemos una buena parte de nuestra visión y, en general, ¡una buena parte de nuestra vida!

Desde que el especialista nos entrega nuestros lentes de contacto hace énfasis en el cuidado higiénico que debemos tener con ellos para no dañar nuestros ojos ni los lentes. Sin embargo, en el día a día resulta difícil llevar las recomendaciones al pie de la letra puesto que el ritmo de vida actual nos demanda más tiempo para otras actividades.

En la mayoría de los casos, los usuarios de lentes de contacto blandos creemos que la solución multipropósito que nos recomienda nuestro especialista es suficiente para proteger nuestros lentes mientras no los llevamos puestos, pero no es así. De la misma forma, cuando los llevamos puestos son pocos los cuidados higiénicos que tenemos con ellos y esto nos puede  generar incomodidad.

A continuación, te compartimos 5 prácticas de higiene para mantener tus lentes de contacto en perfectas condiciones:

 

Higiene de tus manos

El consejo básico es lavar perfectamente tus manos con jabón antes de tocar tus lentes de contacto blandos. Nuestras manos son portadoras de infinidad de bacterias que pueden alojarse en los lentes y causar molestias e infecciones en nuestros ojos.

Por más comezón, ardor o irritación que sientas en tus ojos mientras llevas tus lentes de contacto puestos, evita tocarlos con tus manos si éstas no están perfectamente limpias. Hacerlo de otra forma quizá resuelvas la molestia en ese momento, pero a la larga puede ser contraproducente.

 

El estuche

Si usas lentes de contacto blandos sabrás que uno de los cuidados más importantes para ellos es conservarlos en un lugar adecuado mientras no los llevas puestos. Generalmente, cuando adquieres tus lentes de contacto blandos se acompañan de un estuche para guardarlos. El estuche, además de ser el lugar adecuado para guardar tus lentes, es una fuente de contaminación para ellos ya que pueden generar hongos y bacterias si no le das el cuidado higiénico adecuado. Asegúrate de lavar el estuche todos los días una vez que te has colocado lentes. Agua y un poco de jabón acompañados de un cepillo de dientes para tallar los lugares difíciles serán suficientes para eliminar los residuos de la solución multipropósito. Algo muy importante es que te asegures de secar el estuche perfectamente ya que los residuos de agua pueden dañar tus lentes; de preferencia déjalo secar con el ambiente, sin frotar con paños.

 

No líquidos

En una situación de la vida diaria cuando sientes molestias por tus lentes de contacto, lo más práctico es quitarlos y limpiarlos con casi cualquier líquido que encuentres a la mano. Esto incluye tu propia saliva, el agua natural que estabas tomando, agua del grifo, entre otros. Puede sonar extraño, pero cualquier líquido que no sea especial para tus lentes de contacto puede dañarlos.

Tus lentes de contacto blandos sólo pueden ser limpiados con soluciones especiales para lentes de contacto blandos. Esto se debe a que gran parte de la composición física de los lentes es líquida y la mezcla con otros fluidos puede traer consecuencias irreparables (y costosas).

Así pues, te recomendamos que siempre traigas contigo la solución especial que tu especialista te ha recomendado para limpiar y mantener tus lentes mientras no los lleves puestos.

 

Frota y enjuaga

Cuando quieres lavar tus lentes de contacto, la técnica más popular y avalada por la Academia Americana de Oftalmología es la de “frota y enjuaga”. Esta consiste en frotar tus lentes con las yemas de tus dedos (perfectamente limpios claro) y enjuagar con la solución especial recomendada por tu especialista. Esta técnica es considerada por algunos expertos como un método de limpieza óptima y además, es muy fácil de llevar a cabo.

Una vez que laves los lentes, puedes colocarlos nuevamente en tus ojos y guardarlos en su estuche previamente lavado.

 

Colirio mientras los llevas puestos

Quizá una de las soluciones más prácticas para mantener tus lentes de contacto blandos en perfectas condiciones de higiene es utilizar colirios especiales para limpiar y desinfectar tus lentes de contacto blandos mientras los llevas puestos. Existen productos como Prolub@ Ofteno que puedes utilizar mientras llevas tus lentes de contacto blandos puestos y que además de limpiar y desinfectar tus lentes, ofrecen una sensación de frescura y alivio para tus ojos.

 

Si eres un nuevo usuario de lentes de contacto blandos o ya experimentado, estos consejos te ayudarán para mantener tus lentes y tus ojos en perfecto estado y ¡no perderte de la vida!