Todos tenemos un estilo de vida activo, en el cual necesitemos esa vista periférica, estar pendientes en todo momento, observar los pequeños detalles.

En ciertos momentos del día, nos llega el pensamiento de que necesitamos alguna corrección de la vista o simplemente queremos sentirnos libres de los lentes. Sin duda, existe una gran solución para nosotros, los lentes de contacto.

Los lentes de contacto son sumamente cómodos y accesibles gracias al avance de la tecnología. De hecho, cerca del 20% de las personas que necesitan corrección de la vista optan por usar lentes de contacto.

Si estamos considerando los lentes de contacto, seguramente tendremos muchas preguntas como: “¿Seré un buen candidato para los lentes de contacto?”, “¿Qué tipo de lentes de contacto debería usar?”, “¿Requerirán de muchos cuidados?”. Los siguientes pasos nos podrán ayudar a encontrar los lentes de contacto correctos según tus necesidades.

Paso 1. Hablemos con nuestro oculista. Primeramente, debemos preguntarle al especialista si los lentes de contacto son indicados para nosotros. Hoy en día, los lentes están disponibles según nuestra condición. Es importante seguir las indicaciones del proveedor de los lentes de contacto y nuestro oftalmólogo.

Paso 2. Encontremos el tipo de lentes de contacto correcto. Una vez que nosotros y nuestro doctor hayamos optado por los lentes de contacto, necesitaremos trabajar juntos para elegir el tipo de lentes de contacto correctos. Nuestro oftalmólogo tendrá acceso a nuestros ojos y se enterará de nuestro estilo de vida para poder recomendarnos la mejor opción.

La mayoría prefiere los lentes de contacto blandos, todo depende de la recomendación de nuestro oculista.

Paso 3. Cuidemos nuestros lentes de contacto. Puede tomar algunas semanas para que nos adaptemos a nuestros nuevos lentes de contacto. Seamos pacientes en lo que nosotros y nuestro doctor encontramos el ajuste perfecto, la marca y el diseño de lentes de contacto indicados. Asegurémonos de seguir las indicaciones de uso, debemos tener muy claro cuándo se deben reemplazar, cómo se deben limpiar. Durante nuestro día podemos sentir nuestros ojos resecos, es importante, contar con un lubricante. Si usamos lentes de contacto blandos, podemos usar Prolub® Ofteno para hidratar tanto nuestros ojos como los lentes de contacto, podemos aplicar de una a dos gotas sin necesidad de retirarlos.

Con los cuidados correctos y el compromiso de adoptar los hábitos adecuados, es muy fácil disfrutar de esa libertad y flexibilidad que nos ofrecen los lentes de contacto.