Los fabricantes de lentes de contacto constantemente usan la tecnología para ofrecernos una experiencia cómoda y agradable. En este artículo daremos un vistazo en particular a la resequedad y a los ojos rojos, veremos cómo la tecnología de lentes es pionera en nuevas soluciones en este asunto del confort. Como todos podemos suponer, la resequedad y los ojos rojos, producen irritación y por lo tanto tienen como consecuencia un mar de lágrimas y pestañeo constante.

El asunto es que nuestros ojos naturalmente mantienen una suave capa de humedad. Pero existen un número de factores que pueden alterar el balance de esta delicada capa. Uno de los principales factores que la afectan es la fatiga. El aire acondicionado, la contaminación, el polvo, el viento o ver por mucho tiempo la computadora también juegan dentro de estos factores.

A todos los que usamos lentes de contacto se nos presenta con frecuencia este problema. Generalmente nos sentimos incómodos al final del día, lo que puede significar que nuestros ojos no se están hidratando bien y les falta oxígeno. Para lograr un completo confort mientras usamos los lentes de contacto, debemos acudir con nuestro médico experto de confianza y asegurarnos de que nuestros lentes de contacto cuenten con las siguientes características:

  1. Alta transmisión de oxígeno
  2. Baja rigidez
  3. Humedad y lubricación de larga duración

Si ya contamos con lentes de contacto blandos, estaremos listos para lubricarlos cómodamente durante el día cada que los sintamos resecos. Para hidratarlos, refrescarlos y limpiarlos, basta con unas gotas de Prolub® Ofteno. La ventaja de este lubricante, es que podemos aplicarlo directamente en los ojos sin necesidad de quitarnos los lentes de contacto.

Ahora ya sabemos por qué de repente sentimos nuestros ojos resecos y vemos que se tornan de color rojo, simplemente es una señal de que nuestros lentes de contacto necesitan lubricarse y muchas veces debemos verificar que sean blandos. Hay recordar que cualquier molestia la necesitamos comentar con nuestro optómetra, sin olvidar que siempre tenemos que llevar con nosotros Prolub® Ofteno, así evitaremos las pequeñas molestias durante el día y el confort regresará a nuestros ojos.