Los lentes de contacto compensan las deficiencias refractivas de nuestros ojos. Están catalogados como los productos sanitarios de adaptación individualizada, debido a que nosotros como pacientes necesitamos una solución distinta en cada ojo y, por lo tanto, se debe de tener un control periódico.

Ahora, y gracias a la evolución de sus componentes, existe una variedad increíble según nuestras necesidades, incluso su periodo de vigencia puede ser distinto, así como su finalidad. A pesar de esto, hay quienes aún no se deciden a usarlos, algunos por desconocimiento de sus ventajas o simplemente por mitos negativos.

En seguida, presentamos 10 beneficios que adquirimos al optar por los lentes de contacto:

  1. Naturalidad: nos ha pasado que al usar nuestros lentes de armazón nos vemos distintos, a veces nuestros ojos se reflejan más grandes o más chicos según el padecimiento. Muchas veces pareciera que traemos una máscara en el rostro, sin embargo, al usar lentes de contacto obtenemos una imagen personal y realista.
  2. Comodidad: los lentes de contacto son para todas las edades, además puedes realizar un sinnúmero de actividades que con gafas sería bastante complicado. En el caso de los niños, les resulta bastante cómodo jugar o realizar cualquier deporte. Definitivamente son una solución a nuestras necesidades.
  3. Variedad: gracias a los avances tecnológicos, han surgido distintos materiales cada vez más biocompatibles con los ojos y una gran variedad en diseños.
  4. Seguridad: su material resistente se adapta al ojo con facilidad por lo que, no se caen, ni se mueven de la superficie del globo ocular.
  5. Mayor amplitud de visión: si nos colocamos nuestros lentes de contacto en la posición correcta, obtenemos un mayor campo visual. Esto permite tener una visión periférica para nuestras tareas diarias, como conducir un automóvil, por ejemplo.
  6. Adecuación a la mayoría de usuarios: los lentes de contacto pueden adaptarse a distintas graduaciones y problemas oculares. Una gran ventaja para las personas con anisometropía (graduación distinta en cada ojo).
  7. Evolución constante: las nuevas tecnologías continúan investigando el desarrollo de los lentes de contacto inteligentes que permitirán controlar la diabetes y otros aspectos de la salud del paciente, por otro lado, en el futuro nos dotarán de capacidad de visión nocturna, podremos realizar “zoom” de la imagen que estamos percibiendo o incluso tomar una fotografía con sólo parpadear.
  8. No se empañan ni se ensucian: mientras los traigamos puestos, nuestros lentes de contacto no se empañarán, ni se ensuciarán. Si optamos por los lentes de contacto blandos y sentimos una basurita en el ojo o los notamos resecos, basta con ponernos unas gotas lubricantes de Prolub® Ofteno.
  9. Alternativa frente a la cirugía: debido a su comodidad y la naturalidad que aportan, muchos optamos por los lentes de contacto antes que una cirugía, ya sea porque no queremos o no podemos someternos a este procedimiento. Sin duda, los lentes de contacto son una solución económica y sin riesgos.
  10. Fácil aprendizaje de uso: aprender la técnica de ponernos y quitarnos los lentes de contacto lleva poco tiempo y sólo requiere de un cuidado especial con la higiene y destreza de las manos y uñas.

Recuerda que al usar lentes de contacto blandos debes llevar siempre contigo un lubricante como Prolub® Ofteno ya que tarde o temprano, durante nuestro día, podemos sentir resequedad. Cualquier duda que tengamos sobre los lentes de contacto es necesario acudir inmediatamente con el oftalmólogo de nuestra preferencia.