Muchos de nosotros usamos lentes de contacto y lentes de armazón todo el tiempo, otros los usan sólo para el cine, la computadora o la televisión. La realidad es que nuestro mundo es borroso, por lo tanto debemos de cuidar nuestros ojos más que nunca.

 

En distintas ocasiones sentimos los ojos resecos, tenemos la vista cansada o simplemente sufrimos de problemas visuales. Reservemos unos minutos de nuestro tiempo para consentir a nuestros ojos. Estos son 7 prácticas para que lograr que nuestros ojos descansen:

 

1. Calentémoslos: Lo primero que debemos hacer es frotar nuestras manos limpias, cerrar nuestros ojos y taparlos con las palmas bien calientes, de manera que no entre ni un rayo de luz a nuestros ojos. Luego imagina un ambiente totalmente oscuro, respira lenta y profundamente. Debemos mantenerlo durante 3 minutos.

2. Liberemos la tensión de los párpados: Cerremos fuertemente nuestros ojos de 3 a 5 segundos luego abrámoslos durante el mismo período de tiempo. Repitamos 7 veces.

3. Masajeémoslos: Nuestros ojos también necesitan un rato de spa. Cerremos los ojos y con la yema de los dedos, demos un ligero masaje sobre los parpados superiores de 2 a 3 segundos. Una vez hecho esto, con los tres dedos de la mano presionemos suavemente los mismos párpados superiores. Repitamos 5 veces este ejercicio.

4. Relajémoslos: Hagamos movimientos circulares con nuestros ojos, primero como las manecillas del reloj 21 veces, luego repetimos en el sentido contrario. Entre uno y otro ejercicio debemos parpadear varias veces.

5. Enfoquemos con movimiento: Con una mano tomaremos un lápiz y con la otra otro objeto. Mantengamos una mano estirada con la mirada en el objeto lejano, luego acerquemos el objeto poco a poco a la nariz, sin perderlo de vista. Repitamos entre 7 y 21 veces.

6. Escribamos con nuestros ojos: Miremos a una pared lisa e imaginemos que una gran palabra positiva está en ella, sigamos cada letra con nuestros ojos, entre más grandes estén las letras mejor.

7. Enfoquemos sin movimiento: Pongamos un objeto 30 centímetros alejado de otro objeto en una misma línea o dirección. Ahora enfoquemos el objeto más lejano unos cuantos segundos y lentamente enfoquemos al cercano. Repitamos 21 veces.

 

Con estos sencillos ejercicios mejoraremos nuestra vista, sólo es cuestión de dejarle un momento del día a nuestros ojos. Si usamos lentes de contacto blandos, es probable que los ojos se resequen durante el día, por eso debemos llevar siempre con nosotros gotas lubricantes como Prolub® Ofteno. La ventaja es que podemos aplicarlas directamente en los ojos sin necesidad de quitarnos los lentes de contacto blandos.