Nosotros los usuarios de lentes de contacto tenemos cada cierto tiempo de nuestro día una sensación incómoda en nuestros ojos, y es que el mismo lente también se seca y comienza a molestarnos. Es muy importante tener los cuidados necesarios en nuestros ojos sobre todo si usamos lentes de contacto.

Por otro lado, existe el síndrome de ojo seco que ya se considera una enfermedad, ésta surge por una escasez de lágrimas o por la evaporación acelerada de ellas, ya que las glándulas sebáceas están bloqueadas o son anormales. Esto provoca la hinchazón e irritación de los ojos tornándolos de un color rojizo.

Si lo que está provocando el ojo seco es la obstrucción de las glándulas secretoras de aceite, la condición se convierte en una blefaritis (disfunción de las glándulas de Meibomio o enfermedad del borde del párpado).

 

A continuación presentamos algunos de los síntomas, así podremos identificar con facilidad el problema:

 

  • Resequedad o dolor de ojos
  • Visión borrosa
  • Sensación de tener una basurita
  • Ardor
  • Lagrimeo

 

Si llegamos a experimentar estos síntomas con frecuencia, debemos de acudir directamente con nuestro optómetra de confianza.

 

Las causas del ojo seco pueden ser:

 

  • Vivir en un lugar con altas temperaturas o mucho viento
  • Padecer enfermedades crónicas
  • Ser alérgico a algún medicamento
  • Cambios hormonales
  • Edad: un tercio de las personas mayores a 65 años lo padecen

 

Según el diagnóstico de nuestro optómetra, podría recetarnos los siguientes tratamientos:

 

-Tratamiento de la causa subyacente

-Utilizar gotas lubricantes

-Utilizar gafas especiales

 

En caso de que el diagnóstico sea grave, puede ser tratado con cirugía.

 

Para prevenir este padecimiento podemos:

 

-Mantener  limpios nuestros ojos y cuidarlos del medio ambiente

-Evitar la fatiga visual por computadoras o celulares

-Usar un humificador para humedecer el aire

-Evitar que el aire acondicionado nos pegue directo

-Tener una dieta saludable que incluya aceite de linaza y grasas omega-3

 

Este síntoma aparece en las personas mayores, sin embargo, puede afectar a los más jóvenes sobre todo a las mujeres. Debemos de tener mucho cuidado ya que, si no tratamos este padecimiento a tiempo podemos provocar una cicatrización en la superficie del ojo, lo que nos lleva directo a la discapacidad visual, si presentamos los siguientes síntomas debemos de acudir inmediatamente a emergencias:

 

-Extrema sensibilidad a la luz

-Ojos muy rojos

-Mucho dolor en los ojos

-Deterioro de la visión

 

Ahora ya sabemos por qué debemos tener una mayor atención a nuestra vista. Mantengamos una alimentación saludable adoptemos el hábito mantener una higiene óptima, sobre todo si somos mujeres.

Como usuarios de lentes de contacto, procuremos prevenir este riesgo usando Prolub® Ofteno cada que sintamos resequedad. Este lubricante, al igual que nuestro ojo también lubrica nuestros lentes de contacto blandos.