Con estas lluvias seguro atrapamos un resfriado, los cambios de temperatura nos exigen cuidarnos al salir.

 

Cuando estamos resfriados, nuestros glóbulos blancos quieren combatir la infección y por eso producen unas sustancias que hacen que se inflame la mucosa nasal y como consecuencia nuestros vasos sanguíneos se dilatan, por eso empezamos a sentir congestión y escurrimiento nasal. Pero ¿qué tienen que ver los ojos con esto?

 

Bueno, el proceso que acabamos de describir también tendrá lugar en el conducto lagrimal, el cual lleva todas nuestras lágrimas del ojo a la nariz, así el conducto se tapa y las lágrimas se van acumulando en el ojo. Es por eso que cuando nos da gripa, sentimos los ojos llorosos por más que nos limpiemos las lágrimas.

 

La descripción anterior puede dar lugar a la aparición de la conjuntivitis, una inflamación de la membrana transparente que recubre el globo ocular y la porción interna de los párpados. Los principales síntomas de la conjuntivitis son el enrojecimiento, picor y sensación de cuerpo extraño, hinchazón de párpados, lagrimeo constante y secreciones blanquecinas.

 

En este caso de conjuntivitis debido al resfriado no hay tratamiento, sin embargo, podemos tomar en cuenta estas recomendaciones para controlar los síntomas y evitar el contagio.

 

  1. Lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse los ojos.
  2. No compartir objetos que hayan tocado tus ojos.
  3. Ventilar la habitación u oficina y evitar ambientes de humo.
  4. Limpiar las secreciones de 2 a 3 veces al día con suero fisiológico.
  5. Lubricar los ojos con lágrimas artificiales al momento de sentir picor o algún cuerpo extraño.
  6. No utilizar tus lentes de contacto ni maquillaje.

 

Si somos usuarios de lentes de contacto y aún estamos a tiempo de prevenir un resfriado, abriguémonos muy bien y sobretodo cuidemos nuestros ojos lubricándolos constantemente. Prolub® Ofteno es un lubricante, que se puede aplicar mientras tenemos los lentes de contacto puestos y además de hidratar, también limpia y refresca nuestros ojos.

 

Si nos resfriamos y experimentamos una conjuntivitis incontrolable debemos acudir inmediatamente con un experto.