Cuando el abasto de lágrimas es deficiente, se produce la pérdida de humedad en los ojos, los síntomas generalmente son muy similares, independientemente de las causas que pueden originar estas deficiencias. 

En este artículo, hablaremos de la resequedad causada por los lentes de contacto, relacionado con aire acondicionado, en estos casos especiales, para que dicha pieza se encuentre hidratada; el sistema lagrimal debe compensar la humedad, pues se espera que de esta manera sea mitigada la desecación constante, si bien, las glándulas encargadas de la producción de la película lagrimal pueden estar funcionando adecuadamente, el lente de contacto puede causar una disminución en la secreción de las mucinas por las células calciformes; y dificultar la conjunción armónica de la interfase mucina-acuosa con la capa lipídica, pudiendo causar una disrupción de dicha capa.

Los síntomas son: Ojos rojos, comezón, visión borrosa, pesadez de párpados, ojos fatigados, sensación de un cuerpo extraño y en casos más extremos hipersensibilidad a la luz, dolor y también ardor.

Con el uso frecuente de lentes de contacto, se presta a que la frecuencia del parpadeo disminuya y causa que el agua de la superficie del lente se evapore, si bien sabemos, el uso constante de lentes de contacto, deja a los ojos vulnerables ante un caudal de situaciones con las que la persona tiene que lidiar; la resequedad es una de ellas. Independientemente de que éstos sean suaves o rígidos, no hay que dejar de lado el mantenimiento que el usuario deberá de realizar para contrarrestar dichas dificultades y la frecuencia con la que deben ser reemplazadas. 

Nuestros ojos, no quedan exentos de la gran cantidad de daños causados por el aire acondicionado, puesto que los exponemos a infinidad de partículas mismas que, con el simple viento, no penetran tan rápido en la superficie como cuando este proceso es acelerado por este viento artificial, además provoca que el agua que cubre el lente de contacto se evapore más rápido, causando esa molesta resequedad, junto con la temperatura a la que se encuentre ajustado, aunado al encierro en el cual se encuentran los aparatos que distribuyen el aire, por ello se suelen acentuar estas afecciones. 

Prolub ®️ Ofteno, es una opción para humectar los lentes de contacto mientras se encuentran colocados en los ojos, exclusivamente para lentes de contacto blandos, recomendamos su óptimo funcionamiento, debido a que no dañarán a estos lentes de contacto (para el caso de lentes de contacto rígidos, sugerimos consultar al optometrista).

Al utilizar Prolub ®️ Ofteno,  humectará y compensará de manera segura, la humedad perdida por los factores expuestos anteriormente, con sólo 1 o 2 gotas en cada ojo será suficiente para que los lentes de contacto, dejen de molestar; y con un par de parpadeos será lo único que se debe hacer para que Prolub ®️ Ofteno comience a actuar, dicha solución asegurará una sensación de alivio por un tiempo prolongado.

Si persisten las molestias, lo más recomendable será retirar los lentes de contacto, verificar que no cuenten con algún daño, limpiarlos como lo marcan las instrucciones de uso y consultar, con el optometrista.

Cuando el abasto de lágrimas es deficiente, se produce la pérdida de humedad en los ojos, los síntomas generalmente son muy similares, independientemente de las causas que pueden originar estas deficiencias. 

En este artículo, hablaremos de la resequedad causada por los lentes de contacto, relacionado con aire acondicionado, en estos casos especiales, para que dicha pieza se encuentre hidratada; el sistema lagrimal debe compensar la humedad, pues se espera que de esta manera sea mitigada la desecación constante, si bien, las glándulas encargadas de la producción de la película lagrimal pueden estar funcionando adecuadamente, el lente de contacto puede causar una disminución en la secreción de las mucinas por las células calciformes; y dificultar la conjunción armónica de la interfase mucina-acuosa con la capa lipídica, pudiendo causar una disrupción de dicha capa.

Los síntomas son: Ojos rojos, comezón, visión borrosa, pesadez de párpados, ojos fatigados, sensación de un cuerpo extraño y en casos más extremos hipersensibilidad a la luz, dolor y también ardor.

Con el uso frecuente de lentes de contacto, se presta a que la frecuencia del parpadeo disminuya y causa que el agua de la superficie del lente se evapore, si bien sabemos, el uso constante de lentes de contacto, deja a los ojos vulnerables ante un caudal de situaciones con las que la persona tiene que lidiar; la resequedad es una de ellas. Independientemente de que éstos sean suaves o rígidos, no hay que dejar de lado el mantenimiento que el usuario deberá de realizar para contrarrestar dichas dificultades y la frecuencia con la que deben ser reemplazadas. 

Nuestros ojos, no quedan exentos de la gran cantidad de daños causados por el aire acondicionado, puesto que los exponemos a infinidad de partículas mismas que, con el simple viento, no penetran tan rápido en la superficie como cuando este proceso es acelerado por este viento artificial, además provoca que el agua que cubre el lente de contacto se evapore más rápido, causando esa molesta resequedad, junto con la temperatura a la que se encuentre ajustado, aunado al encierro en el cual se encuentran los aparatos que distribuyen el aire, por ello se suelen acentuar estas afecciones. 

Prolub ®️ Ofteno, es una opción para humectar los lentes de contacto mientras se encuentran colocados en los ojos, exclusivamente para lentes de contacto blandos, recomendamos su óptimo funcionamiento, debido a que no dañarán a estos lentes de contacto (para el caso de lentes de contacto rígidos, sugerimos consultar al optometrista).

Al utilizar Prolub ®️ Ofteno,  humectará y compensará de manera segura, la humedad perdida por los factores expuestos anteriormente, con sólo 1 o 2 gotas en cada ojo será suficiente para que los lentes de contacto, dejen de molestar; y con un par de parpadeos será lo único que se debe hacer para que Prolub ®️ Ofteno comience a actuar, dicha solución asegurará una sensación de alivio por un tiempo prolongado.

Si persisten las molestias, lo más recomendable será retirar los lentes de contacto, verificar que no cuenten con algún daño, limpiarlos como lo marcan las instrucciones de uso y consultar, con el optometrista.