En el artículo de hoy, tocaremos un tema sumamente importante, con relación al tiempo en el que a nivel mundial, se ha tomado la decisión de mantener a las personas dentro de sus hogares, para evitar la propagación del Covid-19, siendo este más estricto que en otras ocasiones, como en el año 2009, cuando la influenza se pudo controlar en menos tiempo, ahora que este estado se ha prolongado, ha causado una serie de afectaciones a la salud tanto física y mental y la vista no será la excepción, comenzando por los problemas de vista cansada y siguiendo con la resequedad ocular, esto se provoca al momento de visualizar las cosas más de cerca, el realizar un esfuerzo extra al momento de enfocar, y por supuesto el daño causado por el prolongado uso de los dispositivos digitales, sin dejar de lado la visión borrosa.

Todos estos daños se producen a consecuencia del agotamiento en los ojos, como la iluminación artificial y a la larga constituyen un esfuerzo mental, de lo que comúnmente se presenta en los ojos.

Como bien sabemos, los usuarios de lentes de contacto, deben estar alertas a todas las señales que indican un factor de riesgo, consultar al especialista, es algo muy importante para corregir estos problemas, y como es la resequedad un problema constante, se recomienda utilizar habitualmente gotas lubricantes, mismas que ayudarán a refrescar y a aliviar algunos de estos molestos síntomas, y si usa lentes de contacto puede usar las gotas Prolub ®️ Ofteno, diseñadas especialmente para los lentes de contacto blandos. Otras medidas que puede considerar son ajustar adecuadamente la iluminación, tanto del hogar como el del monitor de la computadora, para quienes realicen su trabajo de forma remota.

Aunque lo ideal en todo momento, es trabajar con luz natural y de día, muchas veces se vuelve un poco difícil por la carga de trabajo del usuario, por ello la distancia mínima que nos permitirá fijar la vista al monitor deberá ser de 60 cm aproximadamente y de 2.5 a 3 m de distancia del televisor, ya que, con este confinamiento, hemos perdido la costumbre de enfocar distancias largas, por esa razón, será importante subsanar el esfuerzo de esta forma, para evitar el síndrome visual informático; caracterizado por disminuir el lagrimeo, provocar resequedad y dolor de cabeza. Para prevenirlo, se recomienda parpadear más veces, haciéndolo de forma consciente, puesto que cuando nos encontramos frente a los dispositivos, estos parpadeos suelen disminuir considerablemente, además de tomar breves descansos cada 20 minutos para ver hacía el horizonte por un mínimo de 20 segundos.

Algo que también debe mantenernos alerta, son los riesgos de desarrollar miopía transitoria, puesto que, al carecer de más aire, por el hecho de no realizar tantas actividades al aire libre o algo muy parecido a la ceguera de prisión, una deformación de la percepción visual causada por los pocos alcances de enfoque de la vista, y aunque esta reclusión es involuntaria, tiene múltiples consecuencias en la salud visual.

Finalmente, hay que mencionar, que, para los usuarios de lentes de contacto, la higiene debe ser mucho más apegada a las reglas del fabricante de la solución y principalmente en las manos, puesto que como bien sabemos, los ojos son una puerta de entrada para el Covid-19, se recomienda ser muy cuidadoso en todos los aspectos para mantener la salud.