En la actualidad, hay muchos factores que ponen en riesgo nuestra visión, dado a los procesos evolutivos y constantes, por ello; las tasas de deficiencia visual van en aumento. Los nuevos requerimientos del siglo XXI traen consigo diversas situaciones de riesgo para la salud, y los ojos no se encuentran exentos de estas. Hay que tener claro que, como ocurre con todo cambio, la sociedad no se encuentra preparada para el desarrollo de las nuevas tecnologías, el uso constante de la computadora, o los cambios en el ambiente que no se observaban en el pasado, como la contaminación constante. Todos estos cambios tienden a dañar nuestros ojos, siendo estos órganos prioritarios de nuestro cuerpo y por esto, debemos de tener bastante cuidado con ellos.

 

El incremento en el uso de las tecnologías supone un esfuerzo mayor para el ojo, que puede causar visión borrosa, fatiga visual, enrojecimiento y resequedad ocular, algunas de estas molestias pueden ser causas de un bajo rendimiento escolar en personas jóvenes. 

 

El astigmatismo, miopía e hipermetropía son también algunas de las deficiencias visuales que se presentan con alta frecuencia. Ahora bien, la esperanza de vida se ha duplicado en el siglo XXI, haciendo que el envejecer sea una realidad para muchas más personas, lo cual supone, la llegada de discapacidades visuales por la edad, como: la ceguera, que puede ser causada por enfermedades degenerativas como la diabetes, las cataratas, glaucoma y la degeneración macular asociada a la edad. 
Todos estos inconvenientes, ya sean viejos o más recientes, afectan a todas las generaciones y pueden evitarse consultando al especialista, o si ya se padece alguno de ellos, tratarlo de forma oportuna. En el caso de los usuarios de lentes de contacto, la exposición a diversas patologías propias del uso se presentan con mayor frecuencia, por lo que, se deben de tener mucho más presentes las medidas de higiene, sobre todo, en el caso de los lentes de contacto blandos, dado esto, lo mejor es usar productos que ayuden a prevenir la resequedad ocular y el enrojecimiento, lo cual se puede lograr con gotas lubricantes como Prolub ®️ Ofteno.